Puntos más resaltantes de la fabada asturiana

Dentro de la gastronomía de Asturias podemos encontrar un plato particular como lo es la fabada o fabes en el asturiano, que viene a ser el plato tradicional dentro de la cocina asturiana.

El cual se prepara haciendo uso de la faba asturiana y con embutidos tales como; el chorizo y la morcilla asturiana, también se utiliza la carne de cerdo. Es el plato regional más conocido dentro de la región, pero es tanta su difusión a lo largo de la península ibérica que forma parte de toda la gastronomía de España en general.

Incluso es mostrada como parte de las diez recetas típicas dentro de la cocina española que deben ser probadas en una visita a nuestro país. Siendo este un plato que se consume con mucha más frecuencia en el periodo de invierno, debido a las calorías y grasas que aporta, generalmente se sirve en horas del mediodía.

Describiendo un poco más a la fabada

Este plato resultar ser de preparación simple pero no del todo fácil, ya que pueden existir algunos aspectos que pueden afectar enormemente la preparación del mismo, por ejemplo: el no desalar bien las carnes, cocer la fabada a fuego fuerte, utilizar ingredientes que no sean adecuados, incluso las condiciones del agua, todo esto debe cuidarse, entre otras cosas.

Se describe también como un plato cuyo método de preparación es lento, es decir que se necesitan varias horas de preparación si se realiza con el método tradicional que es sin duda la mejor manera de prepararla.

Las alubias utilizadas para la preparación de la fabada se cuecen durante dos horas junto a una cebolla entera, la cual luego se tira después, siempre deben estar cubiertas de agua, y en la etapa final de la cocción es cuando se le añade el “compango” que viene a ser todo lo que acompañará a las alubias.

Esto último se compone de productos cárnicos como son tocino, chorizo, morcilla asturiana, entre otros, a todo esto se le suelen añadir especias tales como; el azafrán que le proporcionan un color anaranjado al caldo y aromas característicos, así como laurel.

La faba bien cocida siguiendo las especificaciones de los expertos en el tema debe ser mantecosa al paladar, y no deben existir fabas rotas al terminar la cocción o que se encuentren deshechas.

Como es el servido de este plato

Si se toma en cuenta lo que se dice en torno a esto, la fabada asturiana es un plato que gusta mucho más y tiene mejor sabor “al siguiente día” de haberse cocinado. Se suele servir ya sea en plato o en cazuela de barro acompañado de los trozos de compango cocidos y que son servidos aparte.

Existe también una pequeña discusión entre los seguidores de la fabada y tiene que ver con la bebida que acompaña a dicho plato, por un lado está la sidra la cual es consumida por tradición, otros apuntan más al uso de la cerveza y están aquellos que prefieren y recomiendan el vino.

Platos que son similares a la fabada asturiana

Muchos que no conozcan sobre el tema o no sepan diferenciar pueden confundir a la fabada con el que se considera su predecesor; el pote asturiano, pero aunque ciertamente son muy parecidos, la diferencia recae en que al pote asturiano se le añade patata y berzas y otras verduras típicas de la región asturiana.

Otros ejemplos de platillos similares a la fabada en el mundo que podemos mencionar seria por ejemplo, en México “los frijoles charros” los cuales también resultan ser muy parecidos a la fabada, luego en Brasil se puede encontrar “la Feijoada”, en Francia se puede conseguir “el cassoulet del Languedoc” y en Chile también podremos encontrar un plato denominado “porotos”.

Todos estos platos tienen una cierta similitud a la fabada, pero debemos afirmar con mucha seguridad que la fabada asturiana es un plato totalmente único que solo podrás disfrutar estando en su territorio de orígen.

Finalmente, como acotación especial podemos señalar que, si eres de los que tal vez no tienen el tiempo suficiente para prepararlo pues ciertamente, como ya mencionamos, es un plato que necesita dedicación para hacerlo, o simplemente no te animarás mucho a prepararlo, por temor a no hacerlo bien, no te preocupes, puedes ir a uno de los lugares que lo prepara por ti y solo dedicarte a saborearlo.

Vale mencionar que, a mediados del siglo XX se dio inicio a envasar la fabada en latas, simplificando la vida de muchos españoles que deseaban consumirla, estando demostrado que a pesar de estar enlatada, esta receta conserva sus propiedades organolépticas intactas.

Muchas marcas la comercializan y no es para nada extraño llegar a encontrarlas en los supermercados de toda España, así que, a por ella.

No Comments

Post A Comment