La cocina asturiana historia y tradición, mezcladas con la nueva cocina

La cocina de las tierras asturianas, se puede ver como un conjunto que se compone de tradiciones culinarias así como, de ingredientes y recetas propias de esta parte de España, algo que se puede afirmar, tiene que ver con que la cocina asturiana ha podido traspasar su legado  de una generación a otra.

Aunque no existe evidencia escrita sobre esta, porque solo existen algunos pocos relatos que mencionan algunas comidas que los antiguos asturianos solían consumir, y estos se encuentran en textos que al final, no tienen nada que ver con el campo de la gastronomía.

Ahora bien, para entrar en materia, Asturias por un lado, dentro de su gastronomía nos ofrece platos que contienen una rica variedad de productos provenientes del mar, los cuales varían entre pescados y mariscos. Pero también podemos encontrar la cordillera cantábrica y sus profundos valles, en donde se lleva a cabo la cría de ganado en un ambiente de semi libertad, esto da pie a que se originen carnes y leches autóctonas que también conforman platos estupendos.

La evolución de la cocina de origen asturiano

De una década para acá se ha podido apreciar que dentro de los fogones asturianos se ha llevado a cabo una serie de transformaciones en todas esas recetas de origen tradicional. Esto se debe a que todos esos nuevos cocineros  que han salido al mundo, se inclinan por llevar a cabo en su recetario una modernización en las preparaciones, pero siempre pendientes de no  perder el gran sabor de la excelente materia prima que Asturias provee.

Por otro lado, cabe acotar que, en tiempos antiguos la alimentación que se daba lugar dentro de Asturias se basaba en “el mijo y el panizo” pero esto cambio con el descubrimiento del continente Americano, ya que de allí provinieron productos como el maíz y las fabes, esto representó un cambio total en la dieta del asturiano.

La llegada del siglo XIX determina en Asturias como finalmente se fraguarían los platos tradicionales de esta región española, como son “la fabada” y también “el arroz con leche”. Después, luego de un buen tiempo, fue cuando todas las recetas existentes comenzaron a sufrir variaciones debido a la presencia del nuevo tipo de  cocina que se aproximaba al mundo culinario existente en el momento.

Ahora bien, todo en este mundo se encuentra evolucionando, algunas cosas mucho más rápido que otras, en la cocina, y centrándonos en el campo de la gastronomía asturiana podemos señalar que está en la búsqueda de cambiar para mejorar “la receta tradicional asturiana”. Es decir que, se quiere potenciar los sabores y al mismo tiempo se busca eliminar parte de las grasas presentes en esta.

Finalmente, lo que se quiere es obtener un tipo de  comida que resulte ser más ligera y al mismo tiempo más llevadera, y es que ¡esto es en lo que consiste modernizar un plato! Para ello se necesita materia prima de calidad y Asturias es el lugar perfecto para encontrarla, dispone de sus terneras, cabras y cabritos que son de muy buena calidad.

En relación a los productos de huerta, sus condiciones son totalmente excelentes y cuando hablamos de los pescados y los mariscos, su gran fama es suficiente como para tomarlos ciegamente y convertirlos en platos deliciosos.

Cuando nos disponemos a dar un vistazo a las cartas de la nueva cocina asturiana, uno de los platos que podemos observar se trata de una versión totalmente actualizada del plato conocido como “el pote asturiano”. Igualmente pueden degustarse platos como unas deliciosas croquetas de jamón, así como, anchoas con pimientos y merluza con salsa de oricios, entre otras opciones.

Con respecto a la evolución de los platos tradicionales, algo que se debe tener muy presente es poder identificar hasta qué punto se puede manipular o modificar un plato tradicional, con el fin de no transformarlo en un plato irreconocible, pues esa no es la intención que se desea generar con las mejoras de un determinado plato, y sobre todo cuando se trata de comidas típicas y representativas de un lugar como lo es el caso de Asturias.

Y en lo que más  ha evolucionado la cocina asturiana es en los pescados, atunes, rodaballos y merluzas, entre otros,  son muy  del agrado de chefs,  para conseguir nuevas texturas y sabores.

Claro está que, pese a la consideración anterior, existen aquellas personas que no concuerdan con el hecho de modernizar los platos representativos de Asturias, pues son de las personas que se aferran a la tradición y al resultado final que se obtiene siguiendo al pie de la letra la receta original e incluso, el modo de preparación y presentación.

Pero son dos situaciones que encuentran formas de ser complacidas. Por un lado, la tradición continua con los platos típicos como el pote asturiano tradicional aún permanece y se puede disfrutar. Y por otro lado, se encuentran aquellos que les gusta vivir experiencias culinarias nuevas y modernas, quienes encontrarán opciones con alma tradicional pero a su vez, con un toque de la nueva era culinaria asturiana que muy seguramente disfrutarán.

No Comments

Post A Comment