Asturias y su cultura de vinos

Asturias no es un lugar que sea conocido por sus vinos, incluso la producción de vinos asturianos se reduce exclusivamente a una zona muy definida que se encuentra alrededor de Cangas de Narcea, al suroeste del Principado de Asturias.

Aunque no se trata de una producción de vinos nueva o actual, ya que la historia de sus vinos se puede seguir desde la época romana y toma mucha más fuerza a mediados del siglo IX junto a la presencia de los monasterios, que usaban el vino para la liturgia.

Ahora bien, para el año de 1850 el viñedo asturiano sufrió lo que fuese su peor momento, seguido de la filoxera, la plaga que causó grandes daños en todas las zonas vinícolas de Europa. A medida que transcurrió el tiempo, la sidra tomó protagonismo en Asturias, por lo cual, la producción del vino se vio reducida a solo algunas viñas de consumo familiar.

El cultivo para la producción de vinos desde hace ya tiempo se ha tratado de recuperar, liderado por pequeñas bodegas, y desde el año 2011 cuenta con la Denominación de Origen Protegida.

Vinos heroicos

Cultivar la uva dentro del territorio de Asturias se ve como una viticultura “heroica” pues se lleva a cabo en un terreno montañoso y abrupto con fuerte pendiente, pero las variedades de vid presentan un alto nivel de adaptación a las singulares condiciones de suelo y clima de estos valles.

Esto permite que se produzcan vinos únicos y perfectamente reconocibles. Los vinos heroicos presentan las siguientes peculiaridades:

  • Una orografía que no permite la mecanización
  • Poca superficie en las parcelas, en ocasiones son fraccionadas y frecuentemente organizadas en terrazas de cultivo.
  • Explotaciones con pequeña superficie de cultivo
  • Condiciones climáticas adversas
  • Variedades de uva muy exclusivas
  • Las viñas se encuentran rodeadas de paisajes sumamente hermosos de índole turísticos.

También recibe la catalogación de heroicos porque el puñado de bodegas que allí funcionan se ha dedicado a recuperar los viñedos que están casi perdidos y que fueron arrancados por las explotaciones mineras.

En relación a las uvas las principales que se pueden encontrar en la zona son las uvas albarín blanco, albarín negro, verdejo negro, carrasquín y mencía.

Vinos con DOP en Asturias

Las bodegas que generan vinos con DOP “Vino de Calidad de Cangas” son:

Bodegas Antón Chicote

La tradición de cuidar viñedos es tan antigua dentro de la familia que maneja estas bodegas que, no se tiene conocimiento preciso de su origen. Los viejos viñedos usados para estas bodegas han sido renovados y también se han adquirido nuevas parcelas.

Aquí Antonio Álvarez guía los trabajos en los viñedos y en la bodega y produce un vino muy conocido, además hace que las visitas a su bodega, no sólo posean un carácter turístico sino que también, ofrece una ocasión en donde las personas pueden conocer y apreciar mucho más la cultura y la tradición de la viticultura de Cangas.

Vinos La Muriella

Son más de 40 años los que dan fe de la labor profesional de esta bodega siguiendo la herencia y los conocimientos que fueron el legado de otras generaciones, y mejorando aspectos tanto en el cuidado como en la selección de sus viñedos.

Las variedades de uva Carrasquín, Albarín Negro y Mencía constituyen un vino afrutado ideal para el acompañamiento de carnes. Mientras que, las variedades de uva Albarín Blanco y uva Albillo conforman un vino más apropiados para acompañar pescados.

Bodegas Monasterio de Corias

Sufrió un abandono de muchos años y ahora en sus monasterios nuevamente se elabora vino, recuperando la tradición benedictina. Esto ha sido posible junto al apoyo del ingeniero agrónomo cangués Juan Manuel Redondo, y de Víctor Álvarez, también asturiano, en las labores de promoción y comercialización.

La recuperación se inició justo en el año 2000 existiendo innovación y creación desde entonces, hasta la actualidad, haciendo la recolección de la uva en los viñedos de la zona y elaborando los caldos en el Monasterio de San Juan Bautista de Corias.

Las instalaciones de este lugar así como, su moderno equipamiento, en combinación con las perfectas condiciones ambientales, permiten una muy cuidadosa y mimada elaboración de los vinos.

Bodega Chacón Buelta

Nace en el año 2000 y se ubica en el pueblo de Cerredo, fue una de las pioneras, junto a otras tanto nuevas como antiguas bodegas en la creación del Consejo Regulador.

Cuenta con tres hectáreas de viñedo propio y comercializa bajo dos marcas como son la Nibias, varietales de Albarín Blanco, y la Chacón Buelta, varietal de Verdejo Negro, las dos, bajo la supervisión de la denominación de Origen Protegida.

Los viñedos de esta bodega se ubican en el concejo de Ibias. En esta zona existe un clima seco y mínimas precipitaciones entre contrastes orográficos muy marcados, lo cual permite que se dé allí la plantación de microviñedos, favoreciendo la viticultura heroica que es tan predominante en la comarca de occidente.

Bodega Vidas

Beatriz Pérez y Pepe Florez, conforman un matrimonio de dos emprendedores que al pasar unos años fuera de Asturias, regresaron con sus conocimientos en química y física para trabajar en este proyecto vitivinícola juntos.

La cultura en relación al vino la han experimentado desde que solo eran unos niños pues, Beatriz proviene de Pola de Allande y Pepe de Cangas del Narcea. En 2012 crearon su bodega y comenzaron su historia dentro de los vinos asturianos. Luego, para Abril de 2013 en Cangas del Narcea, presentaron sus primeros vinos bajo el nombre ‘7 VidAs.

Elaboran vinos con un 100% de uvas albarín, creando vino blanco y tinto que incluye variedades de carrasquín, albarín negro, verdejo y mencía. Son vinos que ellos mismos describen como vinos muy florales, aromáticos y fáciles de beber, con variedades autóctonas.

Como puedes ver, a pesar de no ser una tierra especializada en vinos, Asturias nos puede sorprender y deleitar con creaciones que no tienen nada que envidiar a otros vinos, ¡Atrévete a probarlos y degustar vinos de gran sabor y gran calidad!

No Comments

Post A Comment